El Blog de Espacio Cuidado Natural

advanced divider

EL ARTE DEL DARSE CUENTA

La toma de consciencia no es más que darse cuenta de lo que está aconteciendo en nuestro interior y de cómo nos está influyendo aquello de lo que nos rodeamos.

Por lo tanto, se hace precisa una observación o atención continuada a varios aspectos de nuestro mundo interior:

Los pensamientos que albergamos.

Las emociones que surgen como consecuencia de esos pensamientos.

El estado emocional que sentimos de forma continuada si mantenemos los mismos pensamientos.

De lo que te estoy hablando es de que te conviertas en el observador de ti mismo para que identifiques cómo te sientes (en paz o en tensión) y qué pensamientos albergas y te han llevado a sentirte así.

También te invito a que te des cuenta del entorno y de cómo éste te influye. Todo el Universo está compuesto de energía. Se me viene a la cabeza la famosa frase de Nicola Tesla: «Si lo que quieres es encontrar los secretos del universo, piensa en términos de energía, frecuencia y vibración».

Como todo es energía, podríamos decir que todo está compuesto de ondas con una determinada frecuencia de vibración. Para simplificarlo mucho diremos que existen ondas de alta frecuencia y ondas de baja frecuencia, tal como se puede ver en el esquema de abajo.

Ondas de frecuencia vibratoria

Hemos de saber que cada emoción o sentimiento que albergamos son respuestas físicas a un pensamiento determinado y que estas emociones vibran a una determinada frecuencia de onda. Las emociones del amor, gratitud o dicha tienen una frecuencia de vibración elevada mientras que emociones del tipo miedo, culpa, vergüenza, frustración vibran a una baja frecuencia.

¿Por qué es importante darse cuenta de la emoción que albergamos?

Porque una emoción mantenida da lugar a un estado emocional; existen estados emocionales que nos hacen sufrir y mantenernos anclados en la misma vida de siempre (son aquellos estados emocionales relacionados con las emociones antes citadas de miedo, culpa, negatividad, frustración; es decir, aquellos que vibran a una frecuencia baja). No solo nos mantienen anclados a viejos patrones del pasado sino que son nocivos para nuestra salud.

Por otro lado, estados emocionales de paz, tranquilidad, dicha, alegría dan lugar al bienestar personal; no solo eso sino que mantener un estado emocional que vibre en alta frecuencia es muy importante a la hora de sanar cualquier tipo de dolencia así como para materializar aquellas metas que deseamos, pero esto último daría para muchas entradas de blog y aún lo estoy probando por lo que te lo compartiré en otro momento.

Es así de fácil, obsérvate a ti mismo y a lo que te rodea y pregúntate ¿esto me proporciona paz (sosiego) o me provoca malestar? Si te hace sentir paz, vas por buen camino; si sientes que tu paz se ha visto alterada es hora de que practiques herramientas que hagan cambiar tu estado emocional y por tanto, tu vibración.

PRIMERA HERRAMIENTA: DARNOS CUENTA

La primera de estas herramientas es DARNOS CUENTA de cómo nos sentimos, de qué pensamientos albergamos y de qué estado emocional estamos creando. Sé que soy muy pesado con eso de mirar a los pensamientos pero, por experiencia propia, te digo que es fundamental que lo practiques una y mil veces si hace falta porque has creado unos automatismos que te llevan a dónde estás ahora mismo; siendo consciente de tus pensamientos y emociones, modificando aquellos que te hacen sentir mal, estarás poniendo la primera piedra para cambiar tu vida.

Con respecto a tu entorno, hazte cargo de las influencias externas que permites en tu vida:

Toma consciencia de los alimentos que consumes.

Las frutas, verduras, frutos secos, aceite de oliva, soja tienen una elevada frecuencia mientras que el azúcar, exceso de sal, harinas blancas, lácteos o carnes rojas vibran a una baja frecuencia.

Toma consciencia del nivel vibratorio de la música que escuchas.

La música clásica por ejemplo vibra a una frecuencia muy elevada.

Toma consciencia de los niveles energéticos de tu casa.

A través del antiguo arte chino Feng shui se describen diferentes formas de aumentar el campo energético de nuestra casa y lugar de trabajo.

Selecciona conscientemente lo que ves en televisión.

Toma consciencia de los niveles de energía de tu entorno ( amigos, familiares ).

Puedes elevar tu nivel de energía relacionándote con personas positivas, que consiguen sus logros en la vida.

Controla tus actividades y dónde se desarrollan.

Rodéate de naturaleza, clases de yoga, meditación, chi kung, todo aquello que te proporcione paz.

Realiza actos de bondad sin pedir nada a cambio.

Apoya a otras personas, contribuye.

Teniendo en cuenta estos aspectos, armonizando tu entorno junto con la observación interior y la acción consciente de elegir adecuadamente tus pensamientos, vas a posibilitar que tu vida poco a poco vaya cambiando hacia el lugar que hayas elegido.

Antes de finalizar tengo que hacerte una advertencia. Deberás ser disciplinado y persevante en tu práctica para que se den aquellos cambios que deseas. Cambios profundos requieren un trabajo interior intenso.

Te deseo el mejor de los días. Nos vemos en el próximo artículo.  

Si quieres conocer un poco más sobre mí y todo lo que puede ofrecerte mi acompañamiento, te invito a hacer click en el siguiente enlace:

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: MARÍA JOSÉ ROMERO TOSCANO.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a SITEGROUND que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.