El Blog de Espacio Cuidado Natural

advanced divider

LITHA, SOLSTICIO DE VERANO

Solsticio de verano-Mujer celebrando Litha

Ya hace varios días que nos vamos dando cuenta que los días son más largos y es que nos estamos acercando al solsticio de verano. El Sol va tomando más presencia y fuerza cada día y nos invita a disfrutar de él. Y pronto llegaremos al día más largo del año, tras el cual se les irán restando horas al sol, e iremos caminando a un ritmo pausado hacia la oscuridad. E incluso sin ser consciente de este movimiento de luces y sombras, nuestras vidas se ven influenciadas…. Pues formamos parte de este planeta que se mueve en silencio alrededor del Sol.

Desde nuestro más remoto origen el ser humano ha celebrado este acontecimiento por todo lo alto. El agua y el fuego eran los protagonistas en todos los rituales en honor al Litha (festividad celta del solsticio de verano). Elementos de limpieza y purificación. Y los pueblos y aldeas de extensos territorios preparaban grandes hogueras donde se quemaban todo lo que de nuestra vida sobraba y se recibía aquello que nos traería prosperidad y abundancia. Y se bañaban en el mar, lagos y ríos para limpiar y purificar el cuerpo y el alma.

Ser consciente de la abundancia de nuestro entorno natural, del despertar de una primavera que nos ha regalado todo un despliegue de color y olor deleitando nuestros sentidos; nos hace llenarnos de agradecimiento al ser testigos y partícipes directos de este movimiento natural que acoge a todos los seres que habitamos en nuestro querido planeta.

En estos días previos te invito a habitar tu cuerpo, a prestar atención envuelta en tu silencio, a desplegar tus sentidos más allá de lo cotidiano y conocido, a sentirte desde tu más profunda intimidad…. Pídele a la Naturaleza que te susurre sus secretos, aquellos que traerán paz a tu vida. Sé observadora de ti misma y todo cuanto a tu alrededor gira… y recréate en los matices.

Y desde esa conexión, haz balance. Prueba a escribir sobre papel qué es aquello que tu Ser desea desprender, aquello que te resta, que limita la expresión de ti misma. Y ve anotando todo aquello que te vaya llegando, sin juzgarte, desde una postura amorosa y respetuosa hacia ti misma. Si hay dolor, déjalo reflejado también.

Toma otro papel y resérvalo para ir escribiendo aquello a lo que le quieres insuflar vida. Quizás te lleguen nuevas ideas o proyectos, viajes y encuentros esperados o inesperados, nuevas enseñanzas y aprendizajes, el ir descubriendo nuevos senderos, caminos donde nuestros pasos nos van mostrando lo que realmente somos. Puedes ponerle color y crear algo hermoso que contenga todo lo que desea nacer a través de ti.

Y el día del Solsticio, prepara un cuenco con agua (a la cuál puedes añadir Sal Rosa, pétalos de flores, esencias, cristales…) , enciende una vela y limpia el espacio con salvia, palo santo o incienso y prepara un recipiente resistente al fuego con ramitas de romero. Cierra tus ojos y conecta con tu cuerpo. Una mano en el corazón, la otra en tu vientre y respira….

 

Flores en el agua

«Gracias le doy a mi cuerpo por todo lo que me ha mostrado durante estos días, gracias por todo lo aprendido e integrado. Hoy, día del Solsticio, de máxima luz, permito que la magia de este día me impregne. Que el agua limpie y purifique mi alma y mi cuerpo, que el fuego queme mis densidades y mis miedos Y el humo me ayude a conectar con el mundo de los sueños.

Siéntete enraizada a la Tierra y conectada al Cielo. Antes de quemar el papel donde has reflejado aquello de lo que te quieres desprender, conecta con el agua, moja tus dedos con ella y acaricia tu piel, tu cara, tu pelo. Siéntete refrescada, limpia y ligera. Luego coge tu papel y ofréceselo al fuego. Y observa como el poder del fuego lo reduce a polvo y cenizas, a la vez que se van desprendiendo de ti todo aquello que sientes que es el momento de dejar ir. Observa como el humo lo eleva y a la vez permite que regrese a formar parte de la Totalidad de la que nosotros también formamos parte. Toma ahora el bonito papel que has creado con todo aquello a lo que le deseas dar forma y vida. Déjatelo sentir en ti y permítete disfrutar de su gestación. Aunque aún no se haya manifestado, late con fuerza dentro de ti. Toca ahora desprenderte, pues ya está dentro de ti y no necesitas nada que te recuerde hacia dónde vas, pues ya tu camino está por ti creado y bien alumbrado. Ofréceselo al fuego con gratitud, con la confianza en el trascurrir de la vida y en tu propio caminar.

Permanece un instante sintiendo y sonríe.

Puedes realizar este ritual en tu propia intimidad o compartirlo con los hombres y mujeres de tu entorno. Crear ambos espacios será muy nutritivo y sanador.

Para finalizar, llena tu corazón de gratitud por la experiencia. Haz una bella ofrenda a la Madre Tierra (agua, flores, nibs de cacao…) y date permiso para DISFRUTAR DE TU VIDA.

Qué así sea.

María José Romero Toscano

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: MARÍA JOSÉ ROMERO TOSCANO.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a SITEGROUND que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.