El Blog de Espacio Cuidado Natural

advanced divider

PREPARACIÓN PARA UN SUEÑO REPARADOR

Sueño reparador Espacio Cuidado Natural

Hay muchos motivos por los que el sueño es interrumpido o no resulta reparador. En nuestra sociedad, es tal el ritmo acelerado que llevamos a lo largo del día, que resulta una misión casi imposible iniciar la desescalada que nos ayude a adentrarnos en un profundo sueño. Una mente excesivamente alimentada, incansable en su actividad lucha incluso en horas despectivas por mantenerse alerta. Preocupaciones, temas no resueltos, expectativas, quehaceres, miedos… acechan en el silencio de la noche, justo en ese instante en el que nos quedamos a solas con nosotros mismos.

El uso de fármacos para inducir el sueño es cada vez mayor, llevando a la persona a entrar en un círculo de adicción del que le resultará difícil salir. Sin embargo, siempre está dentro de cada uno de nosotros la posibilidad de deshacer lo ya andado y rehacer un caminar diferente, más respetuoso con el cuerpo y más consciente.

El sueño es vital para el ser humano. Pasamos muchas horas en ese estado de entrega absoluta al descanso. Horas que el cuerpo físico, mental, emocional y energético necesitan para mantener su equilibrio; para llevar labores de reparación, regeneración y sanación. Se hace evidente a simple vista, el deterioro que sufre un cuerpo que no disfruta de un sueño reparador. Se ve reflejado en la manera que inicia el día, su postura corporal, quizás arrastre los pies al caminar, los hombros estén excesivamente caídos o la columna inclinada hacia adelante. Su estado anímico también se ve afectado, sintiéndose más irritado, más reactivo y con menos capacidad resolutiva. Sus niveles de energía están en la reserva, afectando a su sistema inmunológico y por lo tanto siendo fácil diana para toda clase de agentes patógenos. No disfruta de claridad mental ni creativa.  Y mucho menos se siente motivado para emprender caminos nuevos. Por lo tanto, podemos concluir con absoluta certeza que es de vital importancia dedicar tiempo en la mejora de la calidad de nuestro sueño.

¿Qué puedes hacer para mejorar la calidad de tu sueño?

El ser humano es adicto a la creación y mantenimiento de hábitos. Muchos de ellos son insanos y van en contra del propio biorritmo orgánico. Tomar consciencia de ello, prepara a la persona a tomar nuevas decisiones y a cambiar dichos hábitos por otros más acordes y favorecedores. Decisiones no siempre fáciles de abordar y ejecutar, pero cuando se cuenta con la determinación y el sostén necesario, los desafíos pierden intensidad.

A continuación, te expongo algunas ideas, que quizás te sientas con entusiasmo para incorporar en tu día a día, diseñadas para facilitarte un sueño profundo, rico y reparador.

Limita el consumo de sustancias excitantes. El tabaco, el alcohol, la cafeína y el azúcar son sustancias altamente excitantes, que tomadas o consumidas en la tarde-noche evitan que el cuerpo inicie de manera natural un proceso de descenso, en preparación para el sueño. Múltiples estudios afirman que el cuerpo inicia la producción natural de melatonina en el momento en el que disminuye la exposición a la luz solar. Es decir, al atardecer, se despierta en nuestro interior el reloj interno que detecta que el día ha concluido y que es necesario enviar las señales oportunas, que nosotros recibimos como somnolencia. Si ante esta repentina sensación de sueño, la combatimos con este tipo de sustancias, siendo conscientes o no de su repercusión, es evidente que retrasaremos la necesidad de dormir. Si esta situación, que podría ser puntual y por lo tanto no suponer ninguna repercusión presente ni futura, la prolongamos durante meses o años… el efecto será mucho más permanente y duradero.

Por tanto, se aconseja limitar el consumo de dichas sustancias en tanto en cuanto, nos vayamos acercando al atardecer. Límite que podrá ampliarse atendiendo a cada caso en particular. E incluso, habrá personas que después de un tiempo, decidan suprimirlas casi por completo.

Limita el uso de dispositivos digitales. Nunca antes el ser humano occidental ha sido tan estimulado. En la actualidad, disponemos de múltiples dispositivos audiovisuales que emiten señales audio- foto-lumínicas en cualquier momento, a cualquier hora del día o de la noche. Creando gran adicción y convirtiéndose finalmente, en una gran necesidad. Bien sea por motivaciones de ocio o laborales, siempre estamos conectados, siempre estamos alertas y disponibles; incluso durante las horas que nuestro cuerpo necesita para adentrarse en el descanso y posterior sueño.

Quizás te sientas preparada/o  para desconectar dichos dispositivos una vez llegado el ocaso. E incluso, al rozar las horas previas al sueño, evitar todo tipo de señales perturbadoras, como música estridente, películas donde la agresividad y la acción son protagonistas, noticias televisivas orientadas a aumentar los niveles de estrés y preocupación en el colectivo social… Quizás una música relajante y/o una lectura sugerente te ayuden y faciliten ese reparador sueño, que hace bastante tiempo vienes echando de menos.

Ralentiza el ritmo. Si te detienes un instante a observar cómo es la relación con tu cuerpo, puede que te des cuenta que la comunicación es bastante escasa e incluso nula. Hay una parte de ti que organiza y decide; y simplemente, tu cuerpo como buenamente puede, te sigue. Disciplinas ancestrales como el Yoga y la Meditación Zen y otras más contemporáneas, como el Mindfulness o la atención plena ayudan y facilitan la reconexión con el cuerpo. Afinan la escucha, para dar los primeros pasos hacia una comunicación más amorosa y respetuosa.

Quizás puedas incluir algo de todo este saber en tu día a día.

Te invito a crear un espacio, aunque sea pequeño e incluso compartido con alguna estancia de tu casa, que inspire relajación y descanso. Que la luz sea más tenue y cálida, que te invite a habitarlo descalza y con una ropa amplia y cómoda. Puedes tener cerca algún aceite esencial o alquímico que te facilite la relajación. La luz de una vela aportará calidez y calma. Quizás puedas iniciar algunos movimientos y estiramientos suaves, mientras escuchas una música suave y relajante. Observa cómo tu respiración es cada vez más amplia y profunda, en la medida que le vas dando mayor amplitud al cuerpo.

Si nunca has meditado, no te ves capaz o no sabes cómo hacerlo, continúa leyendo. Al final de la lectura encontrarás una sencilla visualización que te ayudará a relajar tu cuerpo y a entregarte a un sueño placentero.

Si ya sabes cómo iniciar una meditación, puedes aprovechar para vaciarte de todo lo vivido a lo largo del día, mientras disfrutas de los espacios de silencio entre pensamiento y pensamiento; sin juicio, sin pretensión, sin lucha…

Preparado floral. Las esencias florales, tanto las Flores de Bach como otros sistemas de clasificación, nos ayudan a recuperar y a equilibrar nuestro cuerpo, abrazando todas su dimensionalidad. Su uso es amplio y los resultados son muy satisfactorios. No sería correcto ni apropiado hacer un uso generacional para tratar determinados desequilibrios, e incluso para potenciar aspectos positivos de nuestra personalidad. Siempre es necesario hacer un uso  concreto o particular, pues no hay dos seres humanos iguales. Por lo tanto, es RECOMENDABLE tomar un preparado floral dentro de un contexto terapéutico.

Aclarado este apunte, he de decir que hay muchas flores del sistema de Bach, que nos pueden ayudar a facilitar el sueño; e incluso abre un amplio abanico de posibles combinaciones, acorde a las necesidades de la persona.

 

IMPATIENS: Esencia que nos ayuda a calmar estados de ansiedad y nerviosismo. El exceso de actividad para muchas personas es un estilo de vida, e incluso su forma de expresión. Sin embargo, llevado a lo extremo, generará un desgaste y agotamiento importante que se verá reflejado en múltiples dimensiones de su vida, incluido el sueño. Esta esencia facilita la relajación.

MIMULUS: Se usa para atender a miedos concretos y definidos. Cuando la causa del insomnio arrastra un miedo que es fácilmente identificado por la persona.

ASPEN: Se usa en casos donde el miedo condiciona el sueño, pero en esta ocasión la persona no sabe darle nombre o forma.

WHITE CHESTNUT: Su esencia ayuda a ralentizar la actividad mental, sobre todo en aquellos casos donde los pensamientos son muy reiterantes o recurrentes.

CLEMATIS: Puede que la incapacidad para dormir se dé por la insistencia de nuestra mente a llevarnos a momentos futuros. Nos puede ser de gran utilidad para reconducirnos al presente y desde ahí entregarnos al sueño.

WALNUT: Los momentos de cambio suelen venir acompañados de incertidumbre, estrés e incluso miedo. Cambios a los que nuestro cuerpo reacciona, manifestando incluso incapacidad para conciliar el sueño. Tomar esta esencia nos ayuda a sobrellevar los cambios desde un lugar diferente, con mayor apertura y capacidad de adaptación. Pudiendo afrontar situaciones difíciles con templanza y soltura. Y muy seguramente, la calidad del sueño también mejorará.

ELM: Cuando el exceso de trabajo genera tanta sobrecarga, el cuerpo mantiene la tensión incluso cuando llega la noche. No se entrega al descanso, pues la lista de tareas aún no ha concluido. Una lista interminable que nunca parece tener fin. El exceso de responsabilidad y la dificultad para soltar, pasan factura a un cuerpo cada vez más desgastado. Esta esencia ayuda a soltar el exceso y a recuperar el equilibrio.

 

Hay muchas más esencias florales. Y como mencioné anteriormente, existen múltiples combinaciones, creando sinergias perfectas para una persona y momento concreto. Siempre puedes concretar una cita con tu terapeuta floral, el cual elaborará un preparado exclusivo para ti. Si te resuena algo de lo que te cuento, quizás sientas el impulso de contactarme para reservar una consulta.

 

Aceites esenciales o Sinergias.  Los aceites esenciales han acompañado al ser humano desde hace cientos de años. Ellos atesoran las propiedades maravillosas de plantas y flores. Hay tantos aceites esenciales como plantas, e incluso combinaciones que crean increíbles sinergias beneficiosas para la salud. Concretamente, te hablaré del Aceite Esencial de Lavanda, un indispensable en mi día a día. La lavanda es una flor cuyo aceite tiene propiedades muy relajantes. Tanto solo, como en combinación con otros preparados, facilitan el descanso y el sueño.

Puedes poner dos gotitas de aceite esencial de lavanda sobre una base de 5 gotas de aceite vegetal de alta calidad, sobre tu mano no dominante. Activa el aceite creando un movimiento circular, haciendo uso de ambas manos. Puedes aprovechar para manifestar una intención concreta, por ejemplo: “Que mi cuerpo descanse y se entregue al sueño”. Después de tres círculos, cierra tus ojos mientras acercas ambas manos a tu nariz, a una distancia que para ti sea agradable. Recuerda que los aceites esenciales tienen un aroma muy intenso en su presentación más pura y vapores que pueden irritar las mucosas si se inhalan demasiado cerca o irritar la piel, si se usan directamente sobre ella.

Respira largo y profundo y permite que las propiedades beneficiosas de este aceite operen en ti. Puedes aprovechar para masajear aquellas zonas de tu cuerpo que en este momento presenten mayor tensión, invitándote al descaso. Continua respirando, mientras te entregas a la experiencia. Hazla placentera y gozosa para ti. Te dejo el link donde puedes leer un poco más sobre el Aceite de Amor Verdadero, una maravillosa sinergia que incluye el aceite de lavanda entre otros ingredientes naturales que lo acompañan, dando vida a un aceite exquisito y muy versátil.

Muy probablemente haya obviado muchas otras situaciones o circunstancias que dificultan tu sueño. Mi pretensión no era contemplarlo todo en este texto. Sí ofrecerte algunos recursos que te pueden servir de utilidad para crear mayor bienestar en tu vida, en relación al sueño.

Como la siguiente visualización, que puede acompañarte con la intención de llevarte a una relajación profunda y de ahí a disfrutar de un sueño profundo, rico y reparador.

Deseo de corazón que te nutra, te ayude y te inspire. Y si necesitas acompañamiento, para mí será un placer ser testigo de tu propio caminar.

Puedes escribir en comentarios sobre la calidad de tu sueño y cuéntame si te animas a incorporar parte de lo que hoy te comparto, en tu día a día.

 

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: MARÍA JOSÉ ROMERO TOSCANO.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a SITEGROUND que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.